BCR afirma que una reducción del IGV no se trasladaría al consumidor final

0
1283

igv

La propuesta de reducir el IGV para impulsar la demanda interna y dinamizar la economía peruana parece no tener mucho asidero técnico para el Banco Central de Reserva (BCR), que anotó algunas objeciones.

El presidente del ente emisor, Julio Velarde, sostuvo que una reducción del IGV en 1% no se trasladaría al consumidor final, porque muchas empresas no reducen sus precios y solo aumentarían sus ganancias.
“No se transmite al consumidor porque muchas empresas no bajan el precio, simplemente se quedan con un margen mayor”, comentó Velarde durante su presentación en la Comisión de Economía del Congreso.
La Asociación de Exportadores y algunos economistas han propuesto reducir el IGV como medida para alentar las inversiones en el país e impulsar el consumo interno, en medio del débil desempeño de la economía.
Cabe notar que el IGV representa casi el 50% de los ingresos tributarios que recauda la Sunat y la reducción de un punto porcentual de este impuesto tendría un impacto directo sobre la caja fiscal del país.
Si lo que se busca es impulsar el consumo, el socio director de Macroconsult, Elmer Cuba, plantea que se compare el impacto de aumentar liquidez a través del gasto público focalizado y el de reducir un punto porcentual el IGV, a 17%.
“Estamos hablando de medidas transitorias, por ejemplo, hasta diciembre del 2015, para reactivar la demanda, no se está hablando de medidas permanentes. Sería peligroso si son medidas permanentes porque ahí sí serían medidas deficitarias”, anotó.

Recuperación

De otro lado, el presidente del BCR ratificó que indicadores adelantados muestran un mejor desempeño de la economía peruana en setiembre, aunque todavía se espera un crecimiento modesto hacia el final del año.
“Perú cíclicamente ya está retomando el crecimiento y no puede dejar de reconocerse que los fundamentos macroeconómicos del país están entre los más sólidos de la región, dijo.

Opinión

Elmer Cuba
Socio director de Macroconsult

Mecanismos más efectivos

Me gusta más la idea que va por el lado de gastos que por el lado de ingresos (impuestos). Por ejemplo, un bono a los jubilados que son agentes de alta propensión al gasto, o ampliar por un tiempo el rango de retracción del Impuesto a la Renta para que los trabajadores con planilla y sin planilla puedan gastar un poco más.
Me gusta menos bajar el IGV porque no se está seguro de cuánto de esa rebaja se va al consumidor final y cuánto se queda en los márgenes (de las empresas). Ante esa duda mejor tomar la otra opción que tiene el mismo costo fiscal pero es más potente.

Fuente: Diario Gestión.

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here