Renunciar o ser despedido: ¿En qué caso recibo más beneficios?

0
73
Banner Suscripción Premium Noviembre
Banner Suscripción Premium Noviembre
previous arrow
next arrow

En caso de verse inmerso dentro de un entorno de trabajo conflictivo, probablemente estará planteándose la posibilidad sobre si es mejor renunciar o que le despidan.  En caso de que te surjan estos interrogantes, es necesario conocer al respecto que la determinación de los beneficios laborales para ambos escenarios es distinta. Asimismo, para el caso de un despido, el mismo dependerá también de la causa que motive a tal disposición.

Normalmente, bien sea debido a las dificultades en el ambiente de trabajo, o a las diferencias con los demás colaboradores, e incluso hasta con el propio jefe, la renuncia se suele tornar como la primera alternativa para abandonar una empresa.

Cuando se trata de despidos por motivos laborales, si bien la mayor parte de ellos se producen casi siempre sin previo aviso y mediante la sola decisión del empresario, en ocasiones algunos trabajadores se ven obligados a recurrir a esa figura con el fin de intentar conseguir beneficios adicionales.

Es por ello que a continuación vamos a explicarte los aspectos ventajosos que tiene cada alternativa y podrás conocer cuál escoger ante una situación semejante.

Renuncia laboral

La renuncia de un colaborador a su puesto de trabajo es un derecho libre que debe ser informado al empleador con una anticipación no menor a 30 días calendario. Además, el empleador no puede adoptar ningún tipo de represalias ante la elección realizada por el trabajador.

Además, el trabajador tiene la posibilidad de solicitar la exención de dicho plazo de 30 días haciendo llegar una carta u oficio al empleador. En caso de no recibir respuesta alguna al cabo de 3 días, se entenderá implícitamente que la solicitud ha sido aceptada.

Hay que tener presente el hecho de que todos los empleados que renuncien a su puesto de trabajo tendrán que recibir el pago de su CTS, gratificaciones y vacaciones.

Una renuncia, siempre que se produzca de manera adecuada, resulta ser la opción más recomendable en caso de querer solicitar otro puesto de trabajo en el futuro, en caso de por ejemplo que el nuevo lugar de trabajo solicite referencias u opiniones del anterior jefe.

Eso sí, es preciso ser precavido si la renuncia se produce de manera brusca y sin aviso alguno, puesto que el empresario en cuestión podría presentar una denuncia por abandono del trabajo.

Todo ello, sumado al hecho de que puede constituir un pésimo indicio si se da a conocer el caso entre el sector en el que se trabaja y, en consecuencia, puede dificultar el proceso de búsqueda de un nuevo puesto laboral.

Despido laboral

Cuando se produce un despido laboral, el cual se puede producir como consecuencia de diversas circunstancias contempladas en la ley y apreciadas por el empresario, permanece inalterable la liquidación de los beneficios sociales, de forma que al final se perciben las mismas retribuciones señaladas para el caso de la renuncia.

No obstante, existen determinados supuestos donde el trabajador consigue un beneficio económico mayor por medio de un despido, resaltando para empezar el hecho de que las personas van a disponer de una liquidación extra en caso de haber trabajado durante más de 5 años en la empresa.

cursos-virtuales-banner - copiar
diplomados-virtuales-banner
especializaciones-virtuales-banner
previous arrow
next arrow

El importe máximo que la empresa abonará en concepto de despido está calculado mediante la multiplicación del sueldo por 12. Asimismo, y si el empleado tenía un contrato de duración definida, recibirá un sueldo y medio en concepto de indemnización por cada mes que todavía no haya trabajado.

Ante un despido arbitrario, el trabajador puede reclamar la arbitrariedad del despido porque la sanción no fue debidamente contemplada. Es decir, que el empleado no ha sido informado convenientemente de los presuntos incumplimientos que ha cometido.

No es suficiente que se constaten los fallos a criterio del empresario. Las mismas han de estar tipificadas según la ley o establecidas según una política de la empresa. De no seguir el despido con un proceso correcto, el trabajador está en su derecho de recurrir a la Sunafil con el fin de entablar la demanda correspondiente donde recibirá una compensación en caso gane el juicio.

Comentarios
banner-asesoria-empresarial
banner-asesoria-empresarial
previous arrow
next arrow