La problemática de la desnaturalización de los contratos en el derecho laboral

0
520

Podría definir el derecho como una arquitectura compleja, de normas e instituciones que hacen posible la convivencia humana, pero temo que la sintaxis de cada una de estas palabras nos obligue a olvidar la esencia de su nacimiento y la necesidad de su existencia, que es donde –al parecer– han caído quienes –sin temor al cuestionamiento– sostienen que la desnaturalización de los contratos de trabajo –en general– constituyen pretensiones “intrascendentes” que desgastan el aparato judicial.

Podría definir e

l derecho como una arquitectura compleja, de normas e instituciones que hacen posible la convivencia humana, pero temo que la sintaxis de cada una de estas palabras nos obligue a olvidar la esencia de su nacimiento y la necesidad de su existencia, que es donde –al parecer– han caído quienes –sin temor al cuestionamiento– sostienen que la desnaturalización de los contratos de trabajo –en general– constituyen pretensiones “intrascendentes” que desgastan el aparato judicial.

Así pues, prima facie, es importante precisar que coincido con algunos portavoces del derecho laboral que proclaman que la desnaturalización, regulada por el artículo 77° del Decreto Supremo N° 003-97-TR, se ha extendido y generalizado a lo largo del tiempo, de tal manera que, a la actualidad, cualquier circunstancia que amerite fraude a las normas laborales puede ser susceptible de ser “desnaturalizada”. Ello, sin duda alguna, ha sobrecargado la actividad del Poder Judicial, pero, acaso ¿realmente se trata de petitorios intrascendentes?

Para entender lo expuesto tendríamos que citar algunos ejemplos básicos y frecuentes de casos que activan este tipo de acciones. Así tenemos:

  • Un trabajador contratado verbalmente por su empleador real.
  • Un trabajador contratado por su empleadora real en mérito a locaciones de servicios.
  • Un trabajador contratado por su empleadora real en mérito a contratos modales renovables cada tres o seis meses.
  • Un trabajador contratado por su empleador formal en mérito a contratos modales aun cuando realiza labores permanentes, principales e idénticas otros prestadores de servicios contratados por su empleadora real. (tercerización e intermediación).
  • Un trabajador contratado por tipos modales cada tres o seis meses por una serie de empresas supuestamente independientes que pertenecen a un grupo económico.

La problemática de la desnaturalización de los contratos entonces no gira en torno a determinar la trascendencia de las sentencias declarativas que se expiden a propósito de ellas; pues ésta ha de determinarse según el caso concreto. Es pacífico concluir que para un trabajador que es contratado por una empresa intermediadora a través de contratos mensuales será jurídicamente más relevante la declaración de un contrato indeterminado a cargo de su empleadora real que para un trabajador que acude a la judicatura a efecto que se declare la indeterminación de su contrato laboral al haber sido contratado de manera verbal. Si esto es así entonces no todo pedido declarativo es una utilización inadecuada del aparato judicial, pues la finalidad concreta del proceso es precisamente eliminar un conflicto de interés o incertidumbre con relevancia jurídica (finalidad objetiva) para de esta manera lograr la paz social en justicia (finalidad subjetiva).

Desde mi posición, considero que lo que realmente debe preocuparnos es la utilización adecuada y oportuna de la desnaturalización del contrato como pretensión en un proceso laboral. Es decir, los abogados defensores debemos redefinir nuestra estrategia de defensa a efecto de determinar el impacto de ésta en la vida laboral del prestador de servicios y su verdadera necesidad de tutela jurisdiccional. Por su parte, la labor de los magistrados deberá consistir en la exigencia de la justificación fáctica y jurídica que motivó al letrado a acudir al órgano judicial para el conocimiento de estas causas, sin descartar prima facie– su trascendencia. Y es que caeríamos en consideraciones egoístas si nos limitáramos –desde nuestros despachos judiciales– a entender que este tipos de eventos jurídicos – desnaturalización de contratos– constituyen hechos y no verdaderas pretensiones.

Fuente: legis.pe


TELECONFERENCIA: APLICACIÓN PRÁCTICA DE LAS INFRACCIONES TRIBUTARIAS
FECHAS: Lunes 26 y martes 27 de junio del 2017
HORARIO: 6:30 a 10:00 PM.
Modalidad Virtual:
» Inversión: S/ 165.00
» Pronto pago: S/ 135.00 (Hasta el 19 de junio)
Vía transmisión en vivo donde el alumno también puede realizar sus preguntas durante la ponencia.
Pre inscripción:http://bit.ly/2r3C7ZM
Evento:http://www.facebook.com/events/390451518016456/

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí