Las estafas inmobiliarias más frecuentes y cómo evitarlas

descarga-1

¿Es suficiente no contratar con empresas de “papel”? Especialista brindó estas recomendaciones

Con 66 años, Humberto Armijo lo perdió prácticamente todo, y ahora vive con uno de sus hijos al suroeste de Lima,  con la esperanza de que algún día recuperará la casa de la que fue despojado. Una persona inescrupulosa se apropió de su hogar con una carta poder falsa.

Daniel Linares Avilez, socio fundador del Estudio Linares Abogados, nos brindó algunos alcances sobre  las estafas inmobiliarias, que de acuerdo al INEI se han incrementado en los últimos años. “Todo es prevenible, el problema no es que no haya herramientas, el problema es que la gente no previene. Normalmente el estafado ha tenido negligencia en el camino”, explica.

► Bienes futuros: Adquirir un inmueble que aún no está construido suele ser una idea tentadora. Sin embargo, esta es una de las modalidades donde “es más fácil estafar”, según advierte Linares.  “Cuando firmas un bien futuro no recibes un inmueble inscrito, entonces necesitas más información”, afirma.

Para disminuir el riesgo, será necesario obtener la mayor información que se pueda tener del inmueble. Hablamos de planos, la memoria descriptiva, la relación de acabados, la licencia de construcción, la historia del terreno, y datos como quién es el vendedor, qué respaldo tiene la empresa. “Cuando una operación se hace a través de un banco tiene más respaldo”, agrega Linares.

► Doble titulación: En ocasiones, en el Registro de Predios se presentan duplicidades de partidas registrales, es decir, un mismo bien puede estar inscritos a nombre de varias personas.  Para que esto ocurra, indica Linares, se suele acudir a documentos falsos.

Al respecto, el abogado recomienda que se haga, previamente, una visualización en registros públicos. “Si se trata de un inmueble inscrito es necesario leer la historia registral, tanto de los asientos como de los títulos archivos”, plantea.

►Empresas de papel:  “Cogen tu plata y desaparecen”, así describe Linares a este tipo de empresas. Para evitar está modalidad de estafa recomienda que se investigue a la empresa con la que se pretende contratar.  “En registro públicos tienen que ver quienes son sus representantes. Puedes ir a la Sunat, si tu ves que no son nadie sospecha, o pide una garantía que cubrir tu operación”, expresa.

A la par indica que el comprador debe procurar pagar por tramos. Lo peor que podría hacer sería entregar mucho dinero al inicio, ya que incluso si se entablará un juicio y ganará, sería difícil cobrar a alguien que no cuenta con dinero.  “Esa es la estafa, la del tipo que no tiene nada que perder y se lleva tu dinero porque sabe que no lo vas a poder recuperar”, dice.

►Más problemas: Otra modalidad de estafa es la de aprovecharse de la incapacidad de un familiar, entregar edificios que no están regularizados, o inmuebles que no cumplen con las características ofrecidas en el contrato.  “Si tienes una relación de acabados y no cumplen contigo, ya que te cobran 100 por algo que vale 1, ahí estarías entrando en un tema de estafa”, añade.

Para evitar las estafas inmobiliarias, recomienda que se revise minuciosamente el contrato, y que se consulte a Indecopi, Infocorp o la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales para saber el récord de comportamiento de las empresas ante las instituciones financieras, además de tener asesoría de un abogado. “Siempre hay que tomar previsiones”, sostiene.

Asimismo, antes de celebrar un contrato, se sugiere que obtenga el Certificado Registral Inmobiliario, un documento emitido por la Sunarp que precisa el nombre de los propietarios del inmueble, las características del mismo, si existen demandas o embargos, entre otros datos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month [email protected] *