El presente artículo se aproxima a las nuevas normas internacionales de contabilidad y aborda los principales cambios en las cuentas anuales para la aplicación de las NIF y sus consecuencias.

¿Qué son las Normas Internacionales de contabilidad?

Las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC, también conocidas como IAS, International Accounting Standards) y las normas internacionales de información financiera (NIIF, también conocidas como IFRS), son normas de alta calidad, orientadas al inversor, cuyo objetivo es reflejar la esencia económica de las operaciones del negocio, y presentar una imagen fiel de la situación financiera de la empresa.

Las NIC son emitidas por el International Accounting Standards Board (IASB) y son de uso obligatorio en la Unión Europea (UE) para la presentación de información consolidada por parte de las sociedades dominantes de los grupos cotizados a partir de 2005. Hasta la fecha, se han emitido 41 normas, de las que 30 están en vigor, junto con 32 interpretaciones (SIC), de las que siguen en vigor 11. Asimismo, se han emitido 7 NIIF más 8 nuevas interpretaciones (CINIIF).

¿Por qué es necesario que existan normas contables únicas? ¿Por qué en este momento?

Porque la falta de uniformidad impide a los inversores, analistas y otros usuarios comparar fácilmente los informes financieros de empresas que operan en diferentes países, aunque sea dentro del mismo sector.

Las normas NIIF incluyen principios que permiten dar una imagen más acorde con los valores de mercado además de ofrecer información sobre contenidos actualmente opacos: capital intelectual, riesgos asumidos, responsabilidad social, etc.

“Un lenguaje financiero común, aplicado de forma coherente, permitirá a los inversores comparar los resultados financieros de sociedades que operen en distintas jurisdicciones de una forma más sencilla y ofrecerá más oportunidades de inversión y diversificación. La eliminación de un importante riesgo de inversión -la preocupación de que los matices contables de los distintos países no se hayan comprendido totalmente- debería reducir el coste del capital y ofrecer nuevas oportunidades para la diversificación y la mejora de la rentabilidad de las inversiones.

Esta cuestión es especialmente importante en un momento en que las empresas, los países y las personas dependen cada vez más de los mercados de capitales para proporcionar una jubilación segura a sus empleados.

En cuanto a los auditores, una misma normativa contable debería permitir a las auditoras internacionales homogeneizar la formación y asegurar mejor la calidad de su trabajo a escala global. Un enfoque internacional sobre la contabilidad debería permitir, asimismo, que el capital internacional circulara más libremente, lo que permitiría a las auditoras y a sus clientes desarrollar prácticas globales coherentes para resolver problemas contables y mejorar así la coherencia. Por último, los organismos reguladores verían reducida la confusión relacionada con la necesidad de entender los distintos sistemas de presentación de la información. La lógica que subyace a las normas internacionales es clara. Me alegra el hecho de que nuestras consultas revelen que aún existe un amplio apoyo en Europa y en otros lugares al objetivo de las normas internacionales”.
Sir David Tweedie
Presidente del Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad
Discurso a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo
31 de enero de 2006

¿Cuáles serán los principales cambios en las cuentas anuales por la aplicación de las NIIF?

La aplicación de las NIIF tendrá consecuencias directas sobre los resultados y el patrimonio de las empresas, mediante el aumento de exigencias de información reforzando la transparencia, y la incorporación de nuevos estados financieros. Los principales cambios que conllevará la aplicación de las NIIF en las empresas cotizadas en España son:

  • Más información en la Memoria: que facilite al inversor tanto la evolución de las empresas filiales, como las participaciones significativas, deterioro del fondo de comercio, la autocartera y los riesgos. Las operaciones vinculadas entre socios de la compañía o entre empresas del grupo, principales inversiones y enajenaciones, etc.
  • Nuevos documentos: A los tres estados financieros actuales: balance, cuenta de pérdidas y ganancias y memoria, se incorporarán el estado de flujos de tesorería y el de patrimonio neto. Dichos documentos reflejarán en el primer caso los movimientos más detallados de cara a inversiones y, en el segundo caso, las operaciones de fondos propios.
  • Balance a valor de mercado: Radica en el uso del criterio del valor razonable o “fair value”, que consiste en utilizar una aproximación al precio de mercado en la valoración de los activos y pasivos del balance, en vez de contabilizarlos a su coste histórico o precio de adquisición. Hemos de comentar que la redacción de las NIIF se ha realizado en todo el ámbito de la Unión Europea, pero hay que especificar que adicionalmente a estas normas, cada Estado miembro debe realizar una adecuación de las mismas, que en España se traducirá en una emisión de un nuevo Plan General Contable, donde se establecerán nuevas normas de valoración y de principios contables en línea con las NIIF. Asimismo, el IASB continúa actualmente en su avance para elaborar un cuerpo de principios contables internacionales para entidades de pequeño y mediano tamaño.

¿Cuándo es obligatoria la aplicación de las NIIF?

Actualmente, todas las sociedades dominantes de grupos cotizados están obligadas a presentar sus cuentas consolidadas bajo NIIF.

Nuestro país, siguiendo las recomendaciones del grupo de expertos creado al efecto (Libro Blanco), ha acometido la reforma de nuestro ordenamiento mercantil y contable, de forma tal, que nuestra regulación contable interna se aproxime a la establecida en las NIC y, en el caso en que dichas normas permitan aplicar más de un criterio, optando por aquel que más en consonancia esté con la tradición contable española.

Ha entrado ahora en el Senado, tras su tramitación en el Congreso, el proyecto de ley de reforma y adaptación de la legislación mercantil en materia contable para su armonización internacional con base en la normativa NIIF. Este proyecto introduce los cambios básicos y faculta asimismo al Gobierno para promulgar un nuevo Plan General de Contabilidad (PGC), cuyo borrador se encuentra disponible en la página web del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC): www.icac.meh.es.

A partir del 1 de enero de 2008 la obligatoriedad de la aplicación del nuevo PGC se extenderá a todas las sociedades. Por tanto, la fecha de transición será el 1 de enero de 2007. En este contexto, fecha de transición significa lo siguiente:

  • Las entidades deben redactar un balance de apertura de acuerdo con el nuevo PGC en esa fecha, donde se incluirán todos los activos y pasivos que contemplen las normas, con las valoraciones aceptadas dentro de las mismas.
  • A partir de esa fecha, todas las entidades deben hacer un seguimiento de sus transacciones utilizando las reglas del nuevo PGC que les permitan obtener a 31 de diciembre de 2007 unos estados financieros con arreglo a la nueva normativa contable, que aparecerán como cifras comparativas en los estados que se presenten en 2008.
  • Además, se deben adoptar todos los procedimientos de control establecidos en el nuevo PGC para la identificación, reconocimiento, seguimiento, revisión y baja en cuentas de los elementos de los estados financieros que exigen todas y cada una de las normas internacionales.

¿Qué consecuencias se derivan de la aplicación de las NIIF?

Las consecuencias para las empresas de la aplicación de la nueva normativa contable son muy importantes y podemos encauzarlas desde una triple perspectiva:

  • Costes de la puesta en práctica de la reforma: las empresas tendrán que asumir los costes de implementación, básicamente formación, informática y asesoría, y de los nuevos diseños de la información que deberán presentar, teniendo en cuenta los importantes cambios en el resultado y en el patrimonio neto por la aplicación del principio de valor razonable , etc. Dichos costes no serán solo de materiales, al exigirse el rediseño de normas o procedimientos y de los sistemas de información, sino también de adaptación de los profesionales de la empresa a los nuevos criterios.
  • Cambios en la forma de representar y valorar los hechos económicos: los principales cambios provienen del nuevo marco conceptual en que se basa el nuevo PGC, así como en las nuevas exigencias para la consideración y el registro de los activos y pasivos contables.
  • Cambios en los estados de información resultantes: por la obligatoriedad de presentación de nuevos estados financieros (el de flujos de tesorería y el de patrimonio neto), y por la obligatoriedad de incrementar notablemente la información que actualmente se presenta en la memoria de las cuentas anuales.
  • En definitiva, el proceso de cambio que se avecina es más importante que un simple cambio de normas contables, y requiere la implicación de todas las partes de la empresa, desde los administradores hasta los departamentos de administración y financiero, de cara a una adecuada implantación de la nueva normativa y de los nuevos requerimientos de información.

Autor: Pablo Martínez Astiz